Los sitios de Sotosalbos y su Gente

Las Casillas, ahora El Portón de Sotosalbos.

Me reciben Mari y Paco en su casa, en la calle Castilo. Había quedado con ellos para que me contaran la historia de Las Casillas.
- Esa zona en la que está el restaurante, y que la comprendían cuatro edificaciones, en el pueblo se han llamado siempre las casillas (eran lo que llaman “portada”), a la espalda de ellas y mirando al norte había unos huertos cuyos solares los ocupan ahora el restaurante de Alberto, El Porche de las Casillas y el nuevo que ha construido que creo que se llama La Huerta de las Casillas. Y por ahí bajaba una arroyo que con la construcción de la carretera hicieron un sifón y ya no hay ni sifón ni nada.
- Nosotros compramos la casilla donde está el restaurante a tres propietarios que la tenian dividida. La entrada de una parte era la actual del restaurante, otra era la pequeña que da ahora a la terraza y la otra era el ventanal.
Eramos Vicente, Paco y yo – dice Mari- en principio nos planteamos el montar una tienda de muebles rústicos y decoración con algo de objetos de regalo, pero luego nos decidimos a poner un asador-restaurante y nos fue bastante bien, teníamos una clientela muy asidua y de gente “importante”, venían mucho los Oriol con amigos que luego traían más amigos. Por Las Casillas pasaron como decía antes, gente importante, Cela, los Merino, Galán… y adquirimos un buen nombre.
Escrituramos la compra del edificio el 30 de septiembre e inauguramos el día 12 de Octubre del mismo año 1978.
Publicidad de Las Casillas del año 1978
- Mantuvimos la casilla tal y como estaba cuando la compramos y lo único que hicimos fue adecentarla, el horno y la cocina. No nos planteamos tener una barra como ahora porque el negocio queríamos que fuera un restaurante de fines de semana ya que en laborables no entraría nadie.
Mari-dice Paco- era la mejor cocinera de los alrededores, hubo una vez unos clientes que iban a venir el viernes a comer potaje y llamaron, que no podían venir pero que les guardáramos para el día siguiente.
Posteriormente se montó el Asador Manrique.
A nosotros Maruchi nos ofreció el quedarnos con el edificio que había dejado de ser cuartel de la Guardia Civil, que construyó su padre D. German, y que se llevaron a Navafría.
También nos ofrecieron el molino de la cañada, lo que es ahora el Molino del Río Viejo y dijimos que no, y de eso si que nos arrepentimos porque a mi me gustaba mucho-dice Mari.
- Estuvimos con Las Casillas seis años, nuestro trabajo estaba en Madrid y un buen día, Victor el del hostal de Buen Amor, [aunque eso sería más tarde cuando se montó] y que venía frecuentemente a comer nos preguntó que si alquilaríamos el negocio, nos lo pensamos y le dijimos que si.
Victor mantuvo el nombre y amplió la clientela.
- Posteriormente compraron el huerto que había a espaldas de Las Casillas y edificaron lo que es ahora El Porche de las Casillas, aunque en un principio Victor lo que hizo fue una vivienda arriba con un gran comedor abajo. Luego lo utilizó de restaurante los veranos.
- Hace pocos años, su hijo Alberto, construyó un nuevo edificio en el que ha hecho más espacioso el restaurante y salones para bodas.
- Un buen día nos llamaron porque querían dejar el alquiler de Las Casillas y me preguntaron que qué pensábamos hacer con ello y le contestamos que ó venderlos ó volver a alquilarlo.
Entonces las chicas, Gema y Mónica nos dijeron que para que alguien lo alquilara que ellas se quedaban con el Restaurante a lo que les contestamos que bueno, pero que tuvieran en cuenta que solamente lo abrirían fines de semana y que después del trabajo de Madrid sería mucho, pero como estaban animadas se lanzaron a ello.

El Portón actualmente
Vista del comedor
Reformamos el interior poco ya que querían mantener el encanto del ambiente. Se arreglaron los aseos y pusimos una barra.
A Mari le tocó como entonces hacer de cocinera. Yo, el que esto escribe le dije que sería mucho para ella, a lo que me contestó que sólo lo hacía hasta que las chicas se hicieran cargo de la cocina. Pero en los fogones, Mari sigue siendo la jefa.
Paco en el momento de la propuesta de Gema y Mónica les dijo que con el nada de trabajar en el restaurante pero también se le ve involucrado en el negocio.
El Portón, antiguas Casillas, lleva ya tres años abierto y como dice Paco: “Hasta que les dé de si”, que nunca se sabe lo que las cosas duran hasta que acaban.
El Portón no asa todos los días, lo hace solamente por encargo, pero ofrecen una cocina completamente casera y con productos típicos de la tierra.
- No me gusta tirar la comida- apunta Mari- y menos aún ofrecer a la clientela asado del día anterior. Y es preferible ofrecer algo distinto con la posibilidad del asado como alternativa.
Recordando tiempos me cuentan que el primer restaurante de la zona fue aquel que montó Giraldez en Torrecaballeros, El Horno de la Aldeguela, y que creen que ellos fueron los segundos en la zona.
Despues vino Casa Manrique, La Matita y algunos más de Torrecaballeros.
Torrecaballeros era entonces, casi, una carretera al lado de un pueblo pero ahora es una unidad residencial que se ha tragado una carretera.
El Portón lleva ya tres años y funciona, Mari, Gema y Mónica se entregan a él en cuerpo y alma y la clientela repite. Han abierto a la trasera del restaurante un terraza para disfrutar de sus tostas y tapas al fresco de las tarde de este verano que nos ha llegado con calores, pero ya se sabe que a la caída del sol el fresco de la sierra nos rodea.
Pasé más de una hora con Mari y Paco, contándome miles de cosas, pero eso serán otras historias. Tengo especial interés en una teoría que compartimos los dos y que es que por estos lares pasaba una calzada romana que unía Coca con el puerto de Navafría para llegar a Complutum (Alcalá de Henares) y Segóbriga.
About these ads
  1. #1 por Anonymous el 29/08/2009 - 22:22

    Información descaradamente incierta por parte de estos señores quienes me consta que no tuvieron el restaurante durante 6 años sino durante un corto periodo de tiempo y lo ofrecieron en alquiler.
    Las Casillas pasó de ser un restaurante desconocido a ser un referente gastronómico muy conocido y reputado entre clientes de Madrid, de manos de Victor y Dora, quienes con su savoir faire consiguieron una fiel afluencia de clientes Vip del mundo de la gastronomía, finanzas, política, TV, letras, etc, y colocaron las Casillas en el mapa, apareciendo en multitud de artículos periodísticos y guías gastronómicas nacionales e internacionales, como todos sus fieles clientes de siempre sabemos.

  2. #2 por tony monton el 30/08/2009 - 7:56

    Nadie duda de su opinión y la libertad de expresarlos es incontestable, para eso están los comentarios, como tampoco en ningún momento nadie ha menospreciado la obra de Víctor y Dora y que me consta que fue así como usted dice; otra cosa distinta es que se comente o no.
    Me consta por numerosas reseñas en la red, y hemerotecas nacionales e internacionales que la afamada cocina de Las Casillas se debe a la actuación del matrimonio que lo regentó durante tanto tiempo.
    Gracias por sus apuntes.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: