Sotosalbos XVII. La peonza

La peonza cae en desuso ante la avalancha de entretenimientos electrónicos
miércoles.
Pues si, esa peonza es la que ha caído en desuso, la otra, la que se “baila” de pie al lado de la barra o en la curva primera de la bajada a la Fuencisla, esa no, esa ha incrementado su penetración en los “juegos” y no es de madera aunque la boca al día siguiente parezca llena de serrín.
Los tiempos de bailar la primera en la plaza ya pasaron.
Trompo. Objeto de madera de figura cónica que se hace bailar con una cuerda que se enrolla sobre su perímeto y que se lanza al suelo y agarrando la cuerda por un extremo. Ha sido uno de los juegos tradicionales más populares y extendidos en Latinoamérica, Japón y Europa, aunque ha sido sustituido paulatinamente por los juegos de nueva generación. El origen del trompo es más bien incierto aunque se tiene conocimiento de existencia de peonzas desde el año 4000 a. C., ya que se han encontrado algunos ejemplares, elaborados con arcilla, en la orilla del río Éufrates.

Existen varias formas de jugar al trompo. Una de ellas es lanzarlo a una superficie, haciéndolo bailar y levantarlo con la mano, de modo que continúe bailando y luego volverlo a lanzar, sin que deje de girar. A veces este juego se hace entre dos o más, y el que está en el turno de jugar lanza su trompo encima de otro trompo, que se encuentra echado en el piso. La inspiración que provoca lleva a que se decore el trompo, pintándolo de distintos colores y que cristalizaran en oscilantes siluetas de fantasía, cuando le toque bailar.
Una peonza es un cuerpo que puede girar sobre una punta sobre la que sitúa su centro gravitatorio de forma perpendicular al eje de giro, equilibrándose sobre un punto gracias a la velocidad angular, que permite el desarrollo del efecto giroscópico.
Tradicionalmente los trompos eran hechos por artesanos y construidos con maderas duras taes como espino, álamo, naranjo, encina o boj, entre otras a fin de que fueran muy resistentes para soportar los golpes que recibieran de los contrincantes.

También han sido encontrados ejemplares de trompos hechos de arcilla en civilizaciones antiguas como las de Troya.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: