Sotosalbos XXII. El Buen Amor


En lo que antes se llamaba [ en todas las iglesias del orbe y como no podía ser menos también en la de san Miguel], “el cementerio” se halla una piedra que reproduce un pasaje del Libro del Buen Amor del Arcipreste de Hita y su correspondiente Cántica en la que se habla de nuestro sotos Albos

Puerta de Hita, donde fue arcipreste nuestro Juan Ruiz

Como decía se reproduce un pasaje del libro y que me atrevo a publicar sin saber si las voraces serpientes de la SGAE me tomarán por pirata y me llevarán a juicio reclamándome diezmos y primicias.


He aquí que me ha dado por buscar en donde ahora se busca si tener que echar mano a la incómoda enciclopedia [que eso ya lo hemos perdido] y aquí dejo el pasaje completo en el que Juan ruiz relata su encuentro con la serrana.
Que por cierto este curita era un tanto ligoncete o a lo mejor era guapetón y bien armado porque cuenta sus encuentros amorosos y no para.

De cómo el arçipreste fue a provar la sierra e de lo que le contesçió con la serrana.

Provar todas las cosas el apóstol lo manda: 950
fui a provar la sierra, e fis loca demanda:
luego perdí la mula, non fallava vianda,
quien más de pan de trigo busca, sin seso anda.
El mes era de março, día de Sant Meder 951
pasado el puerto Loçoya fui camino prender
de nieve e de graniso non ove do me absconder
quien busca lo que non pierde, lo que tien debe perder(62).
Ençima de este puerto vime en rebata, 952
fallé una vaquerisa çerca de una mata:
preguntele, quién era respondiome la chata:
«Yo la chata resia, que a los omes ata(63).
»Yo goardo el portadgo et el peage cojo, 953
»el que de grado me paga, non le fago enojo,
»el que non quiere pagar, priado lo despojo;
»págame, si non verás, cómo trillan rastrojo.»
detúvome el camino, como era estrecho, 954
una vereda estrecha, vaqueros la avían fecho,
desque me vi en coyta, arresido, mal trecho,
«Amiga», díxel’, «amidos fase el can barbecho,
»déxame pasar, amiga, darte he joyas de sierra, 955
»si quieres, dime quáles usan en esta tierra,
»ca, segund es la fabla, quien pregunta non yerra,
»et por Dios dame posada, que el frío me atierra.»
Respondiome la chata: «Quien pide non escoge, 956
»prométeme que quiera antes que me enoje,
»non temas, si m’ das algo, que la nieve mucho moje
»conséjote que te avengas antes que te despoje.»
Como dise la vieja quando bebe su madeja; 957
«Comadre, quien más non puede amidos morir se dexa.»
Yo desque me vi con miedo, con frío e con quexa
mandele pancha con broncha e con çorrón de coneja,
echome a su pescueso por las buenas respuestas, 958
et a mí non me pesó, porque me llevó a cuestas:
escusome de pasar los arroyos et las cuestas,
fis’ de lo que y pasó las copras de yuso puestas.



Cántica de serrana.

Pasando una mañana por el puerto de Malagosto

salteome una serrana a la asomada del rostro,

«Fa de maja», dis‘ «¿dónde andas, qué buscas o qué demandas

»por aqueste puerto angosto?(64)»


Díxele yo a la pregunta: «Vome fasia Sotos albos.»

Dis: «El pecado barruntas en fablar verbos tan blavos:

»que por esta encontrada, que yo tengo guardada,

»non pasan los omes salvos


Paróseme en el sendero la gaha roín heda:

«Alahe,», dis‘, «escudero, aquí estaré yo queda:

»fasta que algo me prometas, por mucho que te arremetas

»non pasarás la vereda.»


Díxele yo: «¡Por Dios, vaquera, non me estorves mi jornada,

»tírate de la carrera, que non tray para ti nada.»

Ella dis: «Dende te torna, por Somosierra trastorna,

»que non avrás aquí posada.»


La chata endiablada, que Santillán la confonda,

enaventome el dardo, dis: «Por el padre verdadero

»tú me pagarás hoy la ronda.»

Fasía nieve e granisaba, díxome la chata luego,

fascas que me amenasaba: «Págam‘, si non, verás juego


Díxel‘ yo: «Pardiós, fermosa, desirvos he una cosa:

»más querría estar al fuego.»

Dis‘: «Yo te levaré a casa, e mostrarte he el camino,

»faserte he fuego, e blasa, darte he del pan e del vino

»alahé, promed algo, et tenerte he por fidalgo:

»buena mañana te vino.»


Yo con miedo et arresido prometil‘ una garnacha,

et mandel‘ para el vestido una broncha et una pancha:

ella dis: «Dam‘ más, amigo, anda acá trota conmigo,

»non ayas miedo al escacha


Tomome resio por la mano, en su pescueso me puso

como a çurrón liviano, e levom‘ lo cuesto ayuso,

«¡Ha de duro! Non te espantes, que bien te daré que yantes,

»como es de la sierra uso


Púsome mucho ayna en una venta con su enhoto,

diome foguera de ensina, mucho gaçapo de soto,

buenas perdiçes asadas, fogaças mal amasadas,

et buena carne de choto.


De buen vino un quartero, manteca de bacas mucha,

mucho queso asadero, leche, natas e una trucha;

dise luego: «¡Ha de duro! comamos d’este pan duro

»después faremos la lucha.»

Después fui un poco estando, fuime desatirisiendo,

como me iva calentando, ansí me iva sonriendo,

oteome la pastora, dis’: «Ya compañero agora,

»creo que vo entendiendo.»


La vaquera trabiesa dis:’ «Caminemos un rato

»liévate dende apriesa, desvuélvete de aques’hato.»

Por la muñeca me priso, ove de faser quanto quiso,

creo que fis’ buen barato.



Resumen de la cantiga en la que hace referencia
Juan Ruíz en su encuentro con la serrana.



El Arcipreste se va de viaje a la sierra. La Chata

Juan Ruiz se va de viaje a la sierra,

pierde la mula y no encuentra comida.

Cruza el puerto de Lozoya

(en la sierra de Guadarrama, al norte de Madrid)

y se encuentra a una vaquera serrana, la Chata,

que le intercepta el paso pidiéndole algo

como pago. Él le ofrece algunos presentes

y ella lo lleva sentado en sus hombros.

Luego relata el suceso en una cantiga donde

se añade que ella es muy fea y que le

lleva hasta su casa, donde le da de comer

abundantes viandas. Luego ella le dice

que se desnude, le coge por la muñeca

y se cobra los servicios fornicando con él,

lo que la convierte en la sexta con la

que el Arcipreste relata querer o tener relación.


Este libro de tan alto y significativo nombre
-Libro de Buen Amor(1)– fue compuesto en
aquel lugar lamentable «donde toda incomodidad
tiene su asiento, y donde todo triste
ruido hace su habitación».
Dígase claro que su autor estaba
preso cuando le escribió(2).

Si os pica la curiosidad del entendimiento
de las palabras subrayadas solamente
debéis pinchar en ellas y sabréis su significado
y de paso podéis leer el Libro del Buen amor.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: