Sotosalbos LIX – La Virgen de la Sierra

Llevo buscando mucho tiempo textos y referencias sobre el Monasterio del Cister de la Virgen de la Sierra en Collado Hermoso. Ha sido un edificio o unas ruinas que siempre me han llamado la atención, debió ser un lugar de esplendor tanto en arquitectura como por su valor cultural del momento. (Nota importante: Si algunas de las imágenes utilizadas en las entradas referentes al Monasterio de la Virgen de la Sierra han de ser retiradas porque su propietario así lo estima, por favor diríjase a angelycaido@gmail.com Gracias.)

En la biblioteca virtual del Instituto Cervantes he llegado a encontrar algo que debo copiar completo ya que el pdf en cuestión no es editable. Pertenece a los cuadernos de la Ilustración Española y Americana, en el nº XXVI página 411 y siguientes dice:

La Virgen de la Sierra…
…. En esta montaña, entre las gargantas de Somosierra y Guadarrama, se levanta un cerro conocido por La Picota, en cuya cima, vertiendo a la parte occidental, brota la abundante fuente llamada “Del Mojón” ; a su pié se encuentra el pueblo de Collado-Hermoso, y en su falda la ermita de la Virgen de la Sierra.
El mérito del calado de su ventana anuncia mayor riqueza en el interior, y parece impropio de la simple ermita de un lugar de la sierra. Allí se ve una idea más levantada.




Las ermitas de la edad media, daban seguridad y albergue a los caminantes. En aquellos siglos de revueltas, de centralización y desgobierno, no se acataba otra autoridad que la de Dios, ni se respetaba otra inmunidad que la del Santuario; así que la distancia de ermita a ermita mide la distancia de una jornada a pié.
Pero da al traste con esta suposición, al verla situada en la falda de un elevado cerro, en vez de en una garganta, y la proximidad a TorreCaballeros, fundada por los templarios para albergue de los que pasaban, y a una jornada de la ermita-hospedería, que aún se conserva en el bosque de Valasaín, y en lo alto del puerto de la Fuenfría, único paso accesible por aquellos sitios hasta en estos últimos tiempos.
Esa ermita une a la devoción otra idea grande; esa ermita no ha podido brotar solo al calor de la veneración de una aldea; representa intereses morales y materiales de una colectividad; una aldea es demasiado pobre para un edificio tan rico, y la situación especial que ocupa en el cerro de la picota, revela que en el está el depósito que se le ha confiado, y guarda con el respetable prestigio de la religión.
(continuará)
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: