La cultura del "Yo estuve aquí"

Hace ya bastantes años, en una visita al centro de nuestra civilización, aquella que por el arte, entre otras cosas, sentían una admiración sublime y llena de entrega a la belleza de la expresión artística y no me refiero a otra que la civilización helénica; realizamos una vista al templo de Sunión, el más al sur de Grecia.

El guía, un estúpido griego, se vanagloriaba que en la segunda columna había inscrito su nombre alguien al que se le puede tomar por un artista con sensibilidad y creatividad. Era nada más y nada menos que Lord Byron. Grabó con algo punzante en el fuste de la columna su nombre y una fecha que ya no recuerdo.
Luego realizando excursiones y visitas a monumentos tanto españoles como del extranjero te vas dando cuenta que la cultura, por llamarla algo, del “aquí estuve yo” se puede encontrar en cientos de lugares.
Hoy, en el coro de la Iglesia de Sotosalbos me he vuelto a acordar de esa “cultura” y os dejo unas cuantas imágenes de la buena maña que se dan algunos para dejar huella en los lugares por los que pasan y que desde luego no parece que formen parte de un patrimonio que han de disfrutar, amar y conservar para nuestros descendientes.
Son grafitis culturales del amor que sienten por el arte.
Gracias








Es solamente una muestra, si algún día entras en el templo, sube un instante y comprueba lo bien que los “artistas” esculpen su nombre.
No se equivocan en ninguna letra ¡sólo faltaba que lo pusieran con faltas de ortografía!
¿Chiquillerías? Tal vez, pero sangrantes.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: