Tejar a la segoviana.


En primer lugar, la diferencia existente entre un tejado con teja árabe tradicional, es decir a “canal y cobija”…


Y otro tejado a la segoviana, es decir solamente a “canal”.



La diferencia es clara, uno lleva, por así decirlo, dos capas de tejas árabes y el otro una sola.
Por donde el agua desliza cuando llueve es la de la capa inferior, llamada canal; la capa segunda, la cobija sirve para tapar la llaga que deja la canal.
Se aprecia perfectamente, en las dos fotografías siguientes que ademas de la diferencia indicada existe otra que pasa normalmente inadvertida; una es de sección cilíndrica la “segoviana”, la otra es de sección tronco-cónica.



Sólo la gente más mayor de los pueblos puede conocer realmente el porqué de este uso, ya que ellos ejecutaban así intencionadamente cuando, sin embargo, en nuestros tiempos se vienen realizando tejados de esta manera por cuestiones puramente estéticas, por costumbre o por imposición de la normativa urbana.

Un constructor actual puede no tener ni idea del funcionamiento de estos tejados. A esto hay que añadir que al día de hoy ya no se confía la impermeabilidad de la cubierta a un tejado de estas características, por lo que se utilizan sistemas de impermeabilización bajo teja que tienen como efecto negativo el que nos impiden por completo conocer el grado de eficacia que podría tener el tejado únicamente.

• Alguno de nuestros mayores consultados nos habla de varias razones para hacer así los tejados y, de entre ellas, la más extendida es la del viento.
Debido a la ligereza de las tejas curvas, el viento provoca que cada invierno se vuelen de los tejados algunas tejas y se descoloquen muchas otras, casi todas ellas precisamente las cobijas, obligando a un perenne mantenimiento del tejado que incluye cierta reposición de tejas. Esta argumentación parece muy razonable.

• Otra razón que podemos oír hace referencia a la economía, alegando que son construcciones muy pobres y de zonas deprimidas, por lo que ahorrarse casi el cincuenta por ciento de las tejas tiene su importancia, aunque se sacrificase en parte la eficacia del tejado.

• También nos cuentan que antiguamente se instalaban así las tejas únicamente en naves de uso agrícola y ganadero, por lo que igualmente pesaba más el coste de la obra que obtener una eficacia total. En este caso, además. Posteriormente este sistema se introduciría en la edificación residencial en casos de necesidad económica.

• Lo cierto es que el sistema parecía que desaparecería de forma progresiva y durante un tiempo sólo se veían este tipo de tejados en las construcciones más antiguas, allá donde éstas se habían mantenido en su estado original. Pero recientemente (últimos 20 años) ha habido un auge enorme de tejar así en algunas zonas debido en primer lugar a la búsqueda de la estética rústica y en segundo lugar a un especial interés por lo autóctono. Añado que tras ello se esconde también la obsesión política por dar relevancia a todo aquello que distingue a cada pueblo, como muestra de singularidad.

La catedral de Segovia siempre tuvo un tejado al estilo árabe, esto es, de teja canal y teja cobija, tal como lo muestran representaciones pictóricas antiguas y tal como se ha conocido hasta fechas recientes. Sin embargo, cuando hace pocos años se licitó la obra de la restauración del tejado, el pliego de condiciones recogía la obligatoriedad de tejar al estilo “tradicional” segoviano, para lo cual evidentemente había que retirar las tejas cobijas existentes. Esto desde luego es una inadecuada interpretación de lo tradicional, pues precisamente lo tradicional era teja curva con canal y cobija, ya que así estuvo siempre cubierta esta catedral.

Cuando se produce la clásica e indeseada gotera en un tejado, esto nunca se produce porque haya un agujero en el tejado o por la falta de una teja o de varias tejas (siempre que sean cobijas), sino porque hay una ruptura de flujo en una de las canales que recogen y conducen el agua, de modo que el agua que se filtra es la recogida por una multitud de tejas, afectando a una amplia área del tejado. Por eso las tejas realmente importantes son únicamente las canales pues una canal cercana al alero, por ejemplo, puede llevar un río de agua producto de la lluvia caída sobre unos cuantos metros cuadrados.

Si hacemos un cálculo sencillo podemos encontrarnos con que una canal rota puede verter en cualquier día de lluvia hasta 100 litros en un punto concreto de la cubierta, garantizando con ello que se produzca una gotera, y la ausencia de todas las cobijas, sin embargo, sólo filtraría medio litro en cada metro cuadrado.

En ambos casos, naves de uso agropecuario y edificación residencial, se daba por descontado que el sistema funcionaba con suficiente eficacia.

Pero este sistema constructivo es sólo posible allá donde la lluvia no sea persistente.
Efectivamente provincias como Segovia, Guadalajara o Soria no sobresalen por lluvias persistentes, sino más bien llueve en períodos cortos, a chaparrones, de modo que tras la lluvia la cubierta se secaría rápidamente.
Además, la estación húmeda en estas provincias se destaca más bien por la nieve, y contra la nieve el sistema funciona a la perfección. El agua que se va deshelando fluye simplemente por las canales y de esta manera mientras haya nieve en el tejado, lo que antiguamente podía suceder durante varias semanas y la posibilidad de filtraciones desaparecía.

Existe una última razón que puede haber incidido en que se diera lugar esta solución de tejados y se refiere a las características de la arcilla de estas zonas, que se trata de arcillas poco plásticas y que requieren ser cocidas a alta temperatura, próximas a lo que podríamos llamar gres.
Esto obligaba a hacer las tejas muy gruesas, lo que condicionaba su forma.

[cuando se desmontó el tejado de mi casa para derribarla y volver a construir, aparecieron tejas casi imposibles de romper, eran como el gres, algunas tenían parte como de cristal]

Los tejados a la segoviana se realizaban así: primero se formaba un tablero de madera sobre rollos, las tablas que conformaban el tablero se comenzaban a montar desde arriba a abajo de tal forma que si una gotera se formaba era descubierta inmediatamente ya que el agua salía por la primera tabla que encontraba el escape.


Sobre el tablero se extendía una capa de barro suficientemente gruesa y sobre esta se colocaban las tejas lo más juntas posibles.


En la actualidad el modo de formación del tejado a la segoviana se realiza:
Sobre el tablero, en este caso de rasillón, se echa una capa de compresión, sobre esta poliuretano espandido proyectado u ondaline bajo teja, sobre esta una nueva capa de compresión y posteriormente se reciben las tejas.






D. Miguel, espero haber satisfecho su curiosidad.
Si quieres más detalle, amplía las fotos.
Anuncios
  1. #1 por Anonymous el 15/10/2009 - 17:11

    Estimado Tony: Gracias por la rápida, documentada y veraz información sobre “tejar a la segoviana”. He contrastado tu opinón con un arquitecto, un aparejador y un admirador de la arquitectura y todos la han resaltado y están de acuerdo en el buen trabajo realizado. Tienen dudas de si se hace con distinta teja. Ellos aseveran, creen, que es la misma: la de sección “tronco-cónica”. En todo caso les sorprendió gratamente tu estudio. Ya les he dicho que en Cadaldo tenemos y sabemos de casi todo. Felicitaciones.
    Aprovecho para que me mandes, por favor, el documento para recurrir la tasa de basuras. Nos fríen por todos lados: por arriba, por abajo, a derecha, a izquierda… Como muy bien dijiste sobre los políticos: “follan una vez al año y nos joden a diario”.
    Miguel.

  2. #2 por tony monton el 15/10/2009 - 17:19

    Las tejas son, o eran distinas. Mi vecino ha retejado su casa y ha mezclado tejas de unas y otras.

    Lo que pasa es que ahora encontrar de las “cilindricas” es bastante raro y caras. Porque no se si se hacen. Pero te puedo asegurar que todas las de mi tejado son cilíndricas porque se recuperaron las que ya tenía y se buscaron otras iguales. Aunque imagino que alguna colarían de las otras.

    Tengo alguna teja de las que sobraron y se ve que son iguales de tamaño por las dos puntas.
    Fíjate en la foto donde se ven apoyadas en el muro del vecino.

A %d blogueros les gusta esto: