Cadalso en 1903

En la revista “Nuevo Mundo” de 26 de Enero de 1903, se encuentra un artículo de Felipe Baquero que cuenta algo de Cadalso.

El pueblo de Cadalso de los Vidrios, situado en una altura que es antemural de la cordillera que divide ambas Castillas, dista 66 kilómetros al Oeste de Madrid, con el que se comunica por la línea férrea que llega á Villa del Prado y desde éste por carretera.
Sus alrededores están cubiertos de olivares, viñas y huertos, y el resto del término de grandes viñedos, higueras, algunos pinares y monte bajo (tomillo, cantueso, jara, retama, romero, etc.), siendo muy poco el terreno destinado á la siembra de cereales, por ser ligero y más propio para las raíces. Presenta en todas direcciones hermosos y variados panoramas. El clima es fresco en el verano y no muy frío en el invierno. El aire es un tanto balsámico. Hay abundancia de aguas delgadas y frías, carnes, leches y toda clase de artículos de primera necesidad, no escaseando tampoco los secundarios por haber varios comercios bien surtidos.
Los edificios en su mayoría son reducidos. Merecen especial mención la iglesia y el palacio. La primera se edificó por el año 1500 y está dedicada á Nuestra Señora de la Asunción. Es de una sola nave alta y con muros de sillería, ofreciendo gran solidez, particularmente la capilla mayor, estilo árabe puro, como igualmente las tres de los costados y la sacristía.
Tiene en el altar mayor un magnífico cuadro que representa el misterio de la Asunción, que se debe al célebre pintor Sr. Meléndcz, por el año de 1740, y que fué restaurado hace pocos años por los Sres. D. Luis Dominguez, D. Luis Sánchez de la Peña y D. Fernando Alvarez Sotomayor, bajo la dirección del Exmo. Sr. D. Manuel Domínguez Sánchez.
El palacio, que fué de los duques de Frías, se halla en un paraje muy pintoresco, al Oeste del pueblo, del que le separa únicamente la carretera que va á San Martín de Valdeiglesias, cabeza de este partido judicial.
Fué transformado hacia el año 1520 por D. Diego López Pacheco y su mujer Dª. Juana Enríquez, duques de Escalona, marqueses de Villena y condes de Santisteban. Dispúsose la obra por artífice italiano, quien fijó su esmero en acomodar al gusto de los palacios de Génova y Florencia las condiciones de una casa fuerte española puesto que los señores feudales, contrastando con los esfuerzos de los conquistadores de Granada y del Gran Cisneros, aún se resistían a desmantelar sus castillos y a descender a las servidumbres de los reyes.
Sólo queda en pie el edificio, antes de espaciosas y cómodas habitaciones, con todas las dependencias necesarias, como cuartos para la servidumbre cocheras, cuadras, picadero, etc. y hoy dividido en pequeñas viviendas y tan estropeado, que sería costosísimo volverle á su primitivo estado. Además de hacer esto, los nuevos propietarios han destruido, obteniendo escasa utilidad sus magníficos jardines y huerta, para aprovechar para leña y madera los hermosos castaños de indias, frutales y árboles de sombra.
Conserva, sin embargo la galería del jardín dos pisos, de sólida y bella construcción, en cuyo centro se forma un pabellón saliente para dar gracia al edificio por su mérito artístico en alto y bajo relieves. El recinto está cercado por fuertes muros por cuya parte superior corre una azotea con barandilla de piedra.
También existe un magnífico estanque con azotea de piedra alrededor igual á la del jardín, y con preciosas hornacinas, también de piedra, en los ángulos y partes medias de los lados del magnífico rectángulo.
De los varios hechos históricos ocurridos en este pueblo y sus cercanías, referiremos el más notable, que fué el de la jura de Isabel la Católica como princesa heredera de Castilla y reconocimiento de tal por su hermano Enrique IV, en 16 de Septiembre de 1468. Para este acto, el rey y sus parciales, que estaban en Cadalso, é Isabel con los suyos, que se hallaban en Cebreros, ae reunieron en el campo de Guisando en que quedaron acampadas las tropas de uno y otro bando, en tanto que los dos hermanos subieron al monasterio de San Jerónimo á prestar en el templo el juramento. L u e g o que este se efectuó, regresaron todos á Cadalso, trasladándose después a Casarrubios del Monte, desde donde expidió el rey las cartas de mandamientos á las ciudades, villas y lagares de sus dominios, para que reconocieran como princesa heredera de Castilla á su hermana doña Isabel. Esto fué revalidado por el Nuncio Apostólico, que relajó los juramentos hechos á favor de la llamada La Beltraneja hija de la reina doña Juana, esposa de D.Enrique IV.
Felipe Baquero
Revista nuevo Mundo 26/11/1903
Anuncios
  1. #1 por Anonymous el 16/10/2009 - 16:55

    Me asombra la facilidad que tienes para encontrar artículos completos (todos interesantísimos) sobre nuestro pueblo y no meras noticias o “avisos” muy concretos. ¡Adelante!
    Miguel

A %d blogueros les gusta esto: