¿Es el onanismo fuente de salud?

A raíz del reportaje que anoche en el programa de La Sexta realizaba una de esas macizas que tiene la cadena y que lo dedicaba al onanismo (vulgo, pajeo), entrevistando a mujeres y hombres en Madrid, recordaba una entrada que hice en http://www.macuarium.com sobre unas litografías que llegaron a mi mano y que se referían a las pajilleras de la cuesta Moyano.

Mi amigo Alfonso (el Tuerto Pirón) lo publicó en su blog hace tiempo ya desaparecido. Los dos habíamos recibido en sendas agencias de publicidad el mismo regalo por navidad de una imprenta madrileña. Pena de entrada que perdió.
Estas eran aquellas famosas pajilleras.




Ahora esas “pajilleras” se encuentran en la red. Pero solamente como inspiración.
Aquellos a los que entrevistaban en la Sexta reconocían que a pesar de que sus relaciones sexuales eran plenas con su pareja, tanto ellas como ellos, se daban al dulce placer de onanimizarse a solas con sus pensamientos.
– ¿Que usas para inspirarte?
– La imaginación, alguna revista o internet.
– ¿Donde lo haces?
– Una vez lo hice en la cocina a través del mandil.
– ¿Lo sabe tu pareja?
– No, pero ahora se está enterando.
Incluso salía una chica que contaba que a veces se reunían unas amigas a disfrutar juntas de un Tuper-sex.
La médula ya no se seca, las uñas ya no se caen y uno no se vuelve loco.
En mi cole de curas había uno que estoy seguro que se la cascaba cuando ibas a confesarte pensando en lo que le contabas. Tu eras su página porno del confesionario.
Entonces sólo era pecado para aquellos que así lo creían, luego el tiempo da la razón al verdadero dios, la naturaleza y cada uno con La Manuela o La Alemanita hace lo que puede; lo que siempre me he preguntado, porque no lo se, es como lo llaman ellas.
Me imagino que igual:

paja.

(Del lat. palĕa).


8. f. vulg. masturbación.


Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: