Periodistas

A últimos del XIX y principios del XX, el periodismo era el enganche al banderín de comer de escritores y literatos, sus crónicas y gusto por un lenguaje “florido” y ameno eran leídas con ansia y afición. La dictadura trajo a las plumas una censura que hacía que los cronistas se las ingeniaran para pasar sus escrito bajo la tijera sin ser pinchados, posteriormente, y en nuestros días los periodista se han acostumbrado fácilmente a tirar de letras y colocarlas unas tras otras y a ver que sale.

Veamos algunas muestras, son de El Faro de Castilla, semanario de intereses morales, materiales y noticias. Defensor de agricultura, industria y comercio.

Se editó en provincias, Segovia, entre los años 1888 y 1892.
La lotería de los melones
De aniquilar ratas
Buscando albergue
De féminas
De putas
La capa de la nodriza
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: