De como se escribía

Actualmente cuando nos sentamos ante el ordenador no le damos importancia a la evolución de la escritura a través de los tiempos. En mi caso, que me encantaba escribir con pluma, estas se encuentran “archivadas” en un cajón, sin saber si les esperan tiempos mejores o serán un mero recuerdo para quien un día las encuentre y se pregunte si con eso escribía su abuelo.
Me he encontrado este escrito (que como soy un caso, no he tomado nota de donde ha salido).
Edito, ya he encontrado la referencia.
Y si quereis más datos curiosos os dejo la página AQUÍ
Los instrumentos empleados para escribir han sido con corta diferencia los mismos que usamos en el día de hoy a saber: la regla, el compás, el plomo, las tijeras, el cortaplumas, la piedra para arilar, la esponja, el estilo ó punzón, la pluma ó caña, el tintero ó escribanía, el atril y las ampolletas ó botellitas de vidrio que contuviesen, la una el líquido para hacer volver mas suelta la tinta espesada, y la otra el bermellón ó rojo para escribir los principios de los capítulos.

El estilo, stylus, graphium, y el buril, codum, celtes sirvieron para la escritura en seco sin tinta; de consiguiente se empleaban en los mármoles, metales y en las tablas preparadas con cera y yeso: habia estilos de varios tamaños y figuras.

La caña, arundo, el junco, junen, el calamus se usó en la escritura que se hacía con tinta y antes de que se conocieran las plumas. El Egipto, Guido y el lago Amaús en Asia, según Plinio, daban en abundancia estos juncos ó cálamos. Los Griegos usaban de los que hacían llevar de la Persia.
En el dia los Griegos, Persas y Turcos… usan estos cálamos que cogen en marzo en Aurac, a lo largo del golfo Pérsico, que dejan endurecer por tiempo de seis meses en el tierno estiércol, durante el cual toma el cálamo un hermoso barniz de negro y amarillo.

El uso de las plumas de los ánsares, cisnes, pavones, grullas… data al parecer desde el siglo V.
Los Siameses usaban del lápiz.

Los Chinos en el dia usan el pincel hecho de pelo de conejo, que es el mejor y mas suave.
La tinta de los antiguos no tenia parecido con la nuestra sino el color y la goma que entraba en su composición. Según Punió, se llamaba atramentum scriplorium ó librarium para distinguirla del atramentum sittorium ó calchantum.

El negro le hacían con el humo de la resina, de pez, de tártaro, el marfil quemado y los carbones triturados, cuyos ingredientes en fusión se esponí -ºººº*an al sol.
Los Judíos antiguos y modernos se preparaban diversas clases de tintas para su uso.
Los pueblos orientales y setentrionales usaban en su composición de la gibia y el alumbre.
Los antiguos Africanos también usaban estos simples y les sustituían á veces con la adormidera otros empleaban solo el licor de la gibia del calamar.

Refiere Allatius haber visto la tinta de pelo de cabra quemado que aunque un poco roja, tenia las propiedades de no perder su color, ser lustrosa y adherirse muy bien al pergamino , de modo que no se podia borrar con facilidad.

La tinta china usada mucho antes del 1120 antes de J. C., dice Du-Ualde que se extrae de varias materias especialmente de los pinos ó del aceite quemado: en aquellos siglos, esta tinta se empleaba en dar negro a las letras grabadas.
En los Indios la decocción de las ramas y hojas de un árbol llamado /Iríií/rfra/iíoles suministra la tinta para su uso.

Los LIBROS recibieron su nombre de los Latinos: estos, según Servio, llamaban Líber la parte de la corteza que toca inmediatamente la madera; mas como se emplease esta corteza en escribir, se dio en su principio el nombre de líber. A los escritos cuyas hojas eran de corteza, palabra que por ostensión se ha dado a toda clase de libros, cualquiera que sea la materia de que estén compuestos.

El uso de los libros es, por decirlo asi, universal, porque los habitantes de las Maldivas encuadernan los suyos con tal perfección que no ceden á los nuestros en duración.
Según el asunto que contenían los libros, asi era su denominación.

Los Aquerónticos que trataban de las ceremonias constaban de quince volúmenes escritos por el adivino Tages.

Aruspicinos sobre la inspección de las entrañas de las víctimas.

Augúrales del vuelo, canto y manera de comer de las aves.

Elefantinos escritos en marfil en número de treinta y cinco volúmenes, por ser treinta y cinco las tribus mayores ó principales.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: