Toreo de capote celestial


Dedicado a Verónica, una compi de mi hija que dice que le gusta el blog pero que los toros sufren.
Verónica, que tienes nombre de mas bello capotazo; si, es posible que sufran pero ver a gente como Paula y que dibuja Miguel en su escrito, hace que se bendiga el sufrimiento.
Miguel Moreno y Rafael de Paula . Recordando recuerdos
El toreo de capote ha desaparecido prácticamente de la faz de los ruedos taurinos -como tantas otras cosas- reciclado por el toreo actual circense y tortillero. El Templo de la Tauromaquia está siendo mancillado por mercaderes sin escrúpulos. Sin embargo, yo guardo en mi retina lances de un artista que no se prodiga mucho en la confusión taurina vigente.
Este torero cuando torea con el capote mete la barbilla en el pecho juntito al corazón, los brazos los mantiene sueltos y acunados mientras los pies están irremisiblemente asentados en la arena, como clavados, de ahí sólo los movería el toro de manera violenta. La cintura acompaña al tronco y a los brazos al unísono, esta acción recibe el nombre de “pechear”.
Veronica de Paula
Su lance es largo, algo así como tres de los que ejecutan los demás. Para crearlo trae el toro toreado desde lejos ofreciéndole el percal hasta el hocico -“enganchándole”, en el argot- cuando el toro entra en su jurisdicción “mece” los brazos para que el capote adquiera un suave aleteo, o ritmo contenido, que ejerce de hipnotizador del bicho que sigue ensimismado el engaño justo por el centro o “bamba” del capote. En ese instante el brazo contrario al pitón reposa cerca del costado -“codillea”- formando un ángulo obtuso; a la vez que el brazo de salida del animal torea llevándole al lugar idóneo con un breve “toque” que es imprescindible para “ligar” el siguiente pase que lo consigue ganando terreno al toro dando un paso, máximo dos, hacia los medios.
¡Y esa media! ¡Dios, que media!
A todo lo que antecede hay que añadirle el “duende” del arte para que la obra sea irrepetible e inigualable en belleza. Esto es posible merced al transvase inconsciente del sentimiento del artista hacia su obra, la cual emerge plena de armonía y estética policroma. Fiel paradigma del espíritu que anida en el interior de su ser es el semblante del torero, porque nunca como en este caso es tan cierta la sentencia de que la cara es el espejo del alma.
Esta sintonía de sensaciones ocurre muy de tarde en tarde -el torero, como cualquier artista, no puede ser sublime sin interrupción- pero cuando un día acontece todo lo demás es secundario, me atrevo a decir que no sirve ni de acompañamiento válido.
En toda mi vida únicamente he visto torear a un torero de esta manera. Su nombre es Rafael de Paula y su inmortalidad la alcanzará con el paso del tiempo.
Miguel MORENO GONZÁLEZ
Anuncios
  1. #1 por Anonymous el 20/01/2010 - 21:57

    Lo más bonito el video y las fotos… ¡Qué sensibilidad tienes, paisano!
    Enhorabuena. Miguel Moreno.

  2. #2 por Anonymous el 20/01/2010 - 21:57

    Lo más bonito el video y las fotos… ¡Qué sensibilidad tienes, paisano!
    Enhorabuena. Miguel Moreno.

  3. #3 por Anonymous el 21/01/2010 - 10:45

    Es verdad que arte. Me recuerda a Gabino Olaso Zabala.

  4. #4 por Anonymous el 22/01/2010 - 1:11

    Todo lo que escribe Miguel es inconfundible; lleno de alma y de recuerdos vivos
    Me parece una elección exquisita la que ha hecho usted porque, con Miguel, no hay quien se resista a la invitación y el deseo de conocer el mundo del toro y del toreo…
    Gracias
    Gloria

A %d blogueros les gusta esto: