En fin…….

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA: Artículo 20.1.: Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
La SGAE cobra cien euros a alumnos de Zalaeta por representar a Lorca.
Martes, 02 de Febrero de 2010 22:58
El director de la obra se vio obligado a pedir permiso al Centro Dramático Nacional para interpretar ‘Bodas de sangre’ después de conocer, por el Concello, la cancelación de la obra
Como cada año, alumnos del instituto Zalaeta estaban preparando una función teatral. El texto elegido para la ocasión era Bodas de sangre, de Federico García Lorca, pero poco faltó para que a las desdichas del Novio, la Novia y Leonardo se sumara un nuevo e inesperado personaje: la Sociedad General de Autores, que llegó a ordenar al Ayuntamiento la suspensión de la representación teatral en el Fórum Metropolitano y que pide cien euros a los integrantes del grupo del instituto por una función en la que no cobrarán entrada.
El coordinador teatral del instituto coruñés, Javier Fernández Mariño, no salía ayer de su asombro. El montaje que preparaban los escolares, de edades comprendidas entre los 14 y los 17 años, iba a representarse en el Fórum Metropolitano con la intención de participar en el concurso nacional Buero Vallejo. Javier Fernández, como había hecho en otras muchas ocasiones, solicitó los permisos pertinentes al Ayuntamiento y a la SGAE: “Nunca tuve ningún problema, incluso tuve una compañía de teatro profesional y todo fue bien con la SGAE. Nunca me ayudaron, pero les pagábamos y no pasaba nada”.
“Pero ayer —continúa —, en lugar de los contratos para confirmar la actuación me encuentro una notificación anunciándome que la función quedaba suspendida”. El anuncio no era de la propia SGAE, sino del Ayuntamiento, que anunciaba a Fernández, literalmente, que “la representante de zona de SGAE ha comunicado que usted no cuenta con autorización de los depositarios de los derechos de la obra para representar Bodas de sangre por lo que ha pedido la suspensión de la venta de entradas”.
Al leer este comunicado, el director de la obra se puso en contacto con la representante de la sociedad de autores en A Coruña: “Con muy malos modos, me dijo que esa obra estaba protegida, que tenía propietarios y que no teníamos derecho a interpretarla”, explicó.

El dueño de los derechos del clásico de Lorca es el Centro Dramático Nacional, dependiente del Ministerio de Cultura. El siguiente paso que dio Javier Fernández para intentar salvar la función fue ponerse en contacto con el ministerio: “Hice eso porque investigué, porque la delegada de la SGAE no me informó de nada ni me dio ninguna alternativa, sólo me anunció de una manera muy brusca la suspensión de la obra”. Por suerte, se encontró con un mejor trato en Cultura: “Fueron muy amables. Me pasaron con un encargado del centro, que nos cedió sin ningún problema los derechos para representar Bodas de sangre”.
Pero no acaba ahí el periplo de este modesto grupo de teatro adolescente para llevar la obra a las tablas: el Centro Dramático Nacional puso como condición que no se cobrase entrada a los asistentes. Y aquí vuelve a entrar en escena la Sociedad General de Autores de España, que reclama cien euros de cuota por todos los espectáculos gratuitos. Javier Fernández se encontró con que, en una mañana, pasó de tener todos los permisos en orden para representar una función de teatro de instituto a tener que abonar cien euros, de los que no dispone el grupo de teatro, a la Sociedad General de Autores.
Además, la obra había sido oficialmente suspendida durante unas horas, y tras la apurada gestión que realizó en el Ministerio de Cultura, se vio obligado a informar él mismo al Ayuntamiento y al Fórum Metropolitano de que el espectáculo seguía en pie. El director se encontró de repente con el nuevo problema de los cien euros: “Los derechos a los herederos los abona el Centro Dramático Nacional, pero la cuota a la Sociedad General de Autores la tenemos que pagar nosotros, por representar la obra gratis. Estamos hablando de jóvenes de entre 14 y 17 años —se lamenta—, que llevan muchos meses esforzándose, y que ahora tienen que pagar por no haber hecho nada”.
Esta redacción intentó ayer, sin éxito, conocer la versión oficial de la delegación en Galicia de la Sociedad General de Autores de España sobre esta representación de Bodas de Sangre.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: