Kurro y Curro.

Kurro debió nacer en una buena familia, era un perro de aguas blanco, una preciosidad.

Seguro que fue un regalo de reyes de esos que como nadie se ocupa, después de la primera alegría, son abandonados en cualquier lugar de este país.
Un buen día Maria José y Rafa salieron a pasear por los aledaños de su urbanización en Villalba y se encontraron con el pobre perro en el más miserable de los abandonos. Nunca habían tenido un animal en casa y decidieron adoptarle, cuidarle y educarle como corresponde.
Kurro era una delicia de perro, amable, cariñoso y la envidia de su barrio en Madrid.
A Kurro hubo que sacrificarle, padecía un tumor. Las lágrimas de su amiga, más que dueña, nos dieron la razón sobre el amor que se tenían.
Kurro desde siempre tuvo un lugar en nuestros corazones y desde aquí quiero recordarle y acordarme del cariño, que sin vivir con él, le hemos tenido.
•••
Curro, el otro Curro, debió nacer también en una buena familia,. de esas de toda la vida que han levantado su hacienda a base de trabajo y sudor. Y él a la vista de todo lo que trabajaron sus padres debió pensar que ya estaba todo hecho y el único trabajo que se le conoce fue una vez que se agachó a recoger un pitillo del suelo, que no estaban las cosas para tirarlas.
A Curro le debieron poner ese nombre pensando que así no trabajaría nunca y se buscaría alguna mujer que lo hiciera por él.
Curro vivía en un primero, no había ascensor y convenció al vecindario para que se instalara para poder subir a casa sin esfuerzo.
Tuvo en su vida otra virtud, un buen día paseando por la Plaza de Castilla una gitana le echó una maldición.
– Miserable, juicios tengas y los ganes.
Fue el signo de toda su existencia. Se metió en todos los litigios posibles y los ganó. Menos el último y tan acostumbrado estaba a la maldición que saliendo de los jugados de la misma plaza en el que le maldijeron, falleció de un infarto.
A pesar de que a Curro mucha gente de su vecindario decía que era malo, Curro era regular, como muchos de sus paisanos, es verdad que hizo mucho mal pero tampoco hizo mucho bien.
Cumplido por servido.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: