La esclavitud

Sale hoy la noticia de que el señor ese que tenía una empresa de aparatos que vuelan, que tenía no se cuantos empleados que puso en la calle después de no pagarles seis meses y bla, bla, bla; y sale con que a los jóvenes que suelen estar desesperados, chupando de papá y mamá y según él poco preparados (seguro que no se ha mirado al espejo); les quiere poner un contrato, guarrería, que no basura.

Hitler pasando revista a sus esclavos de los astilleros.
Precisó que se inspira en una medida francesa que “en el mejor de los casos” iguala el salario mínimo interprofesional (633,3 euros al mes), aunque eso en España podría revisarse. En el país vecino existen dos tipos de contrato para jóvenes cuya remuneración oscila entre el 25% y el 80% del salario mínimo, si bien el sueldo más bajo permitido legalmente está por encima de los 1.300 euros.
Afectaría a los jóvenes de hasta 30 años, no daría derecho a prestación por desempleo, no habría indemnización por despido, duraría entre seis meses y un año y no comportaría cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.


Un propietario de líneas aéreas posando con los empleados del mes de su compañía
Está claro, esclavitud en el más amplio sentido de la palabra que viniendo de quien viene tiene toda la pinta de ser lo mismo que ha estado haciendo el en los últimos meses de su empresa.
Una última noticia, de las partes del jefe de los empresarios, ha asegurado hoy que el contrato específico para jóvenes sin indemnización por despido ni prestación por desempleo sólo era un “ejemplo” y ha destacado que “no está sobre la mesa ni se va a poner sobre ella”.

¡Ya te digo!
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: