Después de la tempestad

Viene la calma.

Hace unos meses El Faraón tuvo la feliz idea de cobrarnos por el artículo 33 un basurazo en forma de impuesto.
En un paseo de hoy he recogido dos muestras de en lo que se ha invertido el dinero del “basurazo”. No están fuera los cartones porque seamos unos guarros (que también) si no porque la gestión de la basura debe ser muy difícil. Posiblemente nos salga con que debemos pagar porque la recojan.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: