Lo que muchos no ven en Segovia.

Muchos, por no decir casi todos, los visitantes de Segovia de fin de semana, conocen lo de siempre: la calle Real, la Plaza Mayor, la Catedral, el Alcázar y algún restaurante para comer cordero (como siempre) y a casita.

Pero Segovia tiene rincones que merecen la pena.
Fuimos el sábado por la tarde y aparcamos como estaba previsto por debajo de la estación de autobuses.
Si te diriges al paseo de los Tilos verás una escalera que sube paralela a la ladera que desemboca en el Salón de Isabel II. Son 100 escalones de nada que te hacen llegar con el corazón en las cejas.
Desde arriba, mirando al oeste ves este pinar que da a la cuesta de los Hoyos
Arriba ya en el Salón a la izquierda te encuentras con la muralla y a la izquierda con El Corpus (antigua sinagoga)

Esta es una vista del Salón

Y este el pasadizo de la Puerta del Sol que nos lleva al centro de la judería.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: