Plaza de Toros de Las Ventas del Espíritu Santo

Al hilo de los Merenderos de Ventas, he encontrado esta foto de la plaza de toros de Las ventas de los años 30.
Ella, sola, en los confines del mundo.
En primer plano casas al lado de lo que ahora es la M-30 y entonces arroyo del Abroñigal y que era un vertedero de tierras y excavaciones.
Teniendo en cuenta que la M-30 fue un proyecto de la II República, me gusta imaginarme que al ver esas explanadas que por ahí soñaron que pasaría la ahora llamada Calle 30.

Nada más lejos, la ronda en cuestión la mandó construir con el proyecto de la República aquel señor bajito.
El Plan Bigador se basa en los estudios anteriores a la Guerra Civil española y prevé la construcción de dos anillos exteriores de circulación, el primero de los cuales sería la M-30.
No obstante, la construcción de la M-30 no se iniciaría hasta 1970, en dos tramos diferenciados:
El tramo este, o Avenida de la Paz, entre las carreteras de Irún y de Cádiz (A-1 y A-4), que seguía el lecho del arroyo Abroñigal, el cual hubo de ser canalizado y enterrado bajo el trazado de la autopista.
El tramo oeste, o Autopista del Manzanares, entre el Puente de los Franceses y la carretera de Cádiz, en su mayor parte construido siguiendo el curso del Río Manzanares.
Esa vía que nos pilló con el carnet de conducir recién estrenado y que nos ponía los pelos de punta de pensar en que la teníamos que coger porque nunca sabíamos por donde salir.
Una anécdota, bajo el puente de Toledo, un buen día viniendo de Cadalso, este que conducía su R-5 hubo de parar o se mearía encima. La satisfacción en plena noche de que no me llevara nadie por medio fue mayor que el resultado.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: