Crónicas de la 1ª de Feria

Como dice Cadahalseño en su crónica de Estrapicurciela¿Qué fiesta?

Después de cada corrida, aunque no se si llamarlo “gatillazo” leo a Cadahalseño y a Lorca y de éste último he tomado prestado de El País un párrafo precioso:
“Los toros componían una pandilla de parrandistas, inválidos en mayor o menor medida, con cara, todos, de tener una media papa en su cuerpo serrano. No estarían borrachos, claro que no, pero lo parecía. Salían al ruedo con esa altanería propia de quien quiere ocultar una noche de juerga; pero, amigo, en cuanto llegaban al caballo, se les veía que no podían con su alma. Trataron de justificarse en el peto, pero todos claudicaron antes, durante o después del envite. Y hubo uno, el sexto, que, tras el topetazo con el equino, se despanzurró a todo lo largo. La cosa fue tan evidente, que el presidente no tuvo más remedio que mandarlo al calabozo a que durmiera la mona. Bueno, la mona la están durmiendo a estas horas los seis angelitos; y los seis, para la eternidad. Eso les pasa por parrandistas. Más fresco parecía el sobrero, pero también dio la impresión de tener sus copitas. Para frescos, frescos, los cabestros, que salieron al ruedo con desbordante alegría, a estirar las piernas al patio. Pero hicieron tan bien y tan rápidamente su trabajo, que el recreo duró un suspiro. Eso les pasa por responsables.”

¡Comienzo quieren las cosas!
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: