¿Por qué?

– Pues… no lo se… ¿nos gusta lo imposible?. Será tal vez porque creemos que lo imposible es posible casi siempre, que cuando más abajo estás, la efímera alegría de estar en lo más alto, en el cielo, es tan grande que la felicidad llega a durar una eternidad.

Nuestra existencia se rodea de algo de masoquismo, de fe, de esperanza, de anhelo, de dicha, de sufrimiento y sobre todo de un embrujo que nos hace felices incluso cuando no conseguimos metas.
¿Te has dado cuenta de que si se burlan de nuestro Atleti seguimos estando orgullosos de ello?
Ser del Atleti es distinto, de este equipo no es cualquiera. De otros son muchos y no llegan a ser más felices por serlo. Para nosotros la victoria es lo deseado, para ellos la derrota es lo temido.
Con las derrota no bajamos la cabeza, con la victoria alcanzamos el infinito.
Es como ser pobre, con un pollo en la mesa lo degustan y con los huesos hacen caldo. Con una victoria nos vale para muchos años, no sufrimos demasiado si no es frecuente.
– Pero así sufrimos mucho.
– No, no se sufre. Estamos tan acostumbrados a perder que cuando ganamos somos los amos del mundo. Y ten en cuenta que nuestra meta es Neptuno el dios de las profundidades marinas creadas con las lágrimas de los atléticos.
Anuncios
  1. #1 por Luis el 13/05/2010 - 10:42

    Enhorabuena.
    Merecio la pena sufrir.

A %d blogueros les gusta esto: