¡Hola!. Soy del Norte de Castilla…

… Puedo haceros unas preguntas?

Y este es el resultado:

…. Un plato exquisito que provoca que acudan personas de diferentes puntos de la provincia como por ejemplo, Rafael Luque de Cerezo de Abajo. «Lo he visto en la televisión y vivo solo, así que no he visto mejor ocasión». Por la radio lo habían escuchado Carmina Cordero y Antonio Montón, que acudían a la cita gastronómica por primera vez. «El cocido es mi vicio favorito. Las perspectivas que tengo es comérmelo todo, aunque me tenga que ir andando a Sotosalbos». Y los que ya han ido en otras ocasiones, repiten, como el caso de Estrella de Miguel, que acudía por cuarto año. «Vengo porque los garbanzos están muy ricos».
Y mereció la pena ser novatos en la VI Feria del garbanzo de Valseca. Aquí os dejo unas cuantas fotos de la Fiesta.
El Lugar
En medio de la campiña segoviana, al norte de la ciudad de Segovia, sorprende la silueta de una gran torre, rematada por un cimborrio, poco peculiar en estas construcciones de los pueblos. La Iglesia Parroquial está dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. Y pertenece al pueblo de Valseca, Tan cerca de Segovia que se llega a ver su catedral.
La Plaza del Caño

El Principio
Primero sacar el vale, 5 euros que incluyen: Cocido, pan, bebida y postre, un sombrero, un mandil y una bolsa para el pan.
El Ambiente Antes De
La “sinfónica” de gaitas y tamboriles
Los espectadores de la elaboración del cocido, eran casi las dos y el estómago pedía guerra.
Los asistentes colocándose en los lugares que previamente habían reservado colocando sus mesas y sillas. Todo muy ordenado.
El Proceso
Dándole vueltas a la sopa.
El principal protagonista, el garbanzo de Valseca (exquisito) y patatas del mismo lugar (fastuosas)
El bollo, relleno o como en cada lugar se llame y ese choricito que quitaba el sentido.
Y el repollo no podía faltar.
Los Actores

Carmina en la fila, muy ordenada y sin que nadie se colara. Por estos lugares no existe la prisa.
Preparado para la ocasión. Si, hacía algo de fresco
El Reparto
Las 14:05, comienzan los preparativos. Todo muy organizado. Una bandeja de cartón, ibas pasando por la mesas y te ponían la sopa, un artilugio con compartimentos en los que te colocaban los distintos ingredientes. El pan, los dulces y la bebida aparte.



La Degustación

El abuelo de una familia esperando bien abrigado a que le traigan el cocido.
Tres ingleses sabiendo que el cocido es un plato de verdad, llevan tres años asistiendo.
El cocido completo, en su bandeja ordenado. La sopa resucitaba a un muerto por lo sabrosa y caliente.
Los dos comenzando la faena. Como no hemos sido previsores por eso de la mesa y las sillas un banco nos sirve, creo que están colocados a la altura justa para que las rodillas hagan de mesa.

Me faltan las tiras de los cupones.
¡Akl ataquerrrrrr!
El próximo año habrá sillas y mesa, ¡seguro!
A las tres y media volvimos a casa, había merecido la pena ese cocidito que nos hizo dormir una siesta perfecta.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: