La verdad de la noticia

Ella bajaba Doctor Esquerdo placidamente charlando con su acompañante, lo hacía por uno de los carriles centrales. Pasado Sainz de Baranda se dio cuenta que había dejado a escasos metros el giro por el que ó debía retroceder (impensable, no se puede realizar el giro completo) o cruzar. Frenó y retrocedió unos metros marcha atrás y en ese momento llegó la tragedia. Un motorista a no poca velocidad hizo el resto.

Declararon por separado -el motorista no, él en un hospital de campaña se debatía con la vida-, a la pareja la separaron 10 0 12 metros y declararon, su coche sin daños se lo llevó una grúa municipal.
Al menos esperemos que el motorista se salve sin lesiones que le recuerden esa maldita tarde en que a ella se le ocurrió que lo más fácil era retroceder.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: