Edición Extraordinaria*

El blog de Jose Luis Acuña, tiene los días contados en lo que hablar de tauromaquia se refiere, o como suele decir el “torerimaquia”, lo sentimos mucha gente aficionada y enamorada de ese arte, pese a quien pese, llamado toreo. Pero estamos con el, esta fiesta muere porque no han querido bajarle el colesterol y sufrirá el infarto del desencanto.


Pero tu, José Luís, seguirás subiendo nuestra adrenalina y bajando la desesperanza de los que esperan algo más de la fiesta.
Miguel, tu amigo, nuestro amigo Miguel me envía esto para que te lo leas y recuerdes que estamos contigo. Escríbenos de algo, de lo que sea, pero no cierres la pantalla de tus ideas.

Gracias por todo.
Miguel y Tony


* ¡Vá por tí José Luís!

José Luis:
Entiendo perfectamente tu postura ante la tauromaquia que padecemos. Ya hemos hablado animadamente sobre el particular y te he hecho también partícipe de mi desencanto taurino. Yo empecé con mi afición muy joven, siendo un niño de 8 o 9 años mi abuelo ya me llevaba a ver los toros de Santiago Abad cuando íbamos a la viña cercana de “El Torreón”. Anecdóticamente recuerdo la confirmación de alternativa de “El Cordobés” en el año 1964 con “Pedrés” y “Palmeño” en el cartel lidiando toros de Benitez Cubero.
La corrida fue televisada y algunos datos de aquel festejo están aún frescos en mi memoria. Fue una tarde obscura, tormentosa… de esas que no me gustan ni un pelo. La vi en la televisión -blanco y negro- en casa de Joselito, junto a su mujer e hijas, Mari y Tina, que entonces vivían al lado del bar “Pepillo”. Aquella corrida había levantado una gran expectación en la España de Franco, del “600”, del Dúo Dinámico y de complots judeo-masónicos al uso. Desde entonces no cejé en mi fervor por el toreo. Compraba revistas taurinas y devoraba literalmente sus contenidos:
Dígame, El Burladero, El Ruedo, El Trapío… Después comencé a adquirir libros mientras intentaba colarme en las tertulias de los expertos o escuchaba a los más veteranos en los kioskos de la explanada de Las Ventas. Rompí (como los toreros) tímidamente a emborronar cuartillas con más arrebato que conocimientos (siempre he tenido más de lo primero que de lo segundo) y, no se me olvida, mi primer abono para San Isidro lo adquirí en 1977. En 1980 nos marchamos a Argelia y durante los casi seis años que residí allí parte de mis vacaciones las tomaba en mayo para asistir puntual y entusiasta a la Feria de San Isidro madrileña.
A la vuelta de Argel, en 1986, experimenté un nuevo impulso en mi afición, posiblemente el más intenso en mi dilatada vida de “amante taurófilo”. Me animé a hacer radio en Cadalso junto a otros entusiastas y jóvenes aficionados (“Paquillo”, Roberto, Rufino…) y fui confeccionando las reseñas de los festejos cadalseños con el afán de aprender (y aprehender) y así motivar a mi entorno en el conocimiento de la tauromaquia. Durante las tardes veraniegas de los domingos de aquellos años me trasladaba con mis hijos pequeños y mi mujer desde Cadalso a Madrid con el único propósito de asistir a la corrida de Las Ventas. Cuando nuestras posaderas reposaban en los asientos de granito, estos ardían como sólo deben hacerlo en el averno. Aquellas tardes vi desfilar a muchos toreros desheredados de la gloria pero que llamaban poderosamente mi atención: Bernadó, José Luis Parada, “Marismeño”, Rafael Torres, Luis de Pauloba, Bote, Román Lucero… ante toros de ganaderías encastadísimas. Bajaba al patio de cuadrillas para ver llegar y partir a mis héroes por antonomasia: los toreros. Las Ferias de San Isidro de entonces las vivía con dedicación plena. Asistía a los apartados del mediodía, luego a la corrida y a la salida de los toros las cañas y los cambios de impresiones con los aficionados eran obligados hasta acabar en los coloquios de Alfonso Navalón en el Hogar de Ávila de la Calle Galileo o bien en el diario Pueblo de la calle Huertas… Más de una madrugada esperaba a Alfonso y seguíamos los coloquios por nuestra cuenta acompañados de otros incondicionales y de cubatas, muchos cubatas.
A mediados de los noventa pasé toda una semana de julio con Rafael de Paula en Sanlúcar en lo que ha sido una de las experiencias toreras más maravillosas de mi vida. Acompañé a críticos como M.A. Moncholi en charlas-coloquios que éste ofrecía en Cenicientos. Los días que él no podía asistir a la corrida me rogaba que reseñara el festejo de la tarde para, posteriormente, en el Hogar del Jubilado, sirvieran de punto de arranque a las mencionadas charlas taurinas que patrocinaba el Ayuntamiento. Estoy viendo ahora la mirada feliz y sonriente que mi hija Berta (seis años) me lanzaba desde su asiento hasta mi estrado en aquellas atardecidas coruchas. He asistido a innumerables presentaciones, charlas, tesis, lecciones magistrales… Hasta subí tres veces al palco cadalseño y me publicaron algún que otro artículo taurino. Todo ello relacionado con este mundo al que Antonio Gala definió como “una hermosa carnicería”.

A finales de los noventa empezó mi decadencia como aficionado. Me fui cansando según comprobaba que los derroteros que tomaba el espectáculo no eran los que me gustaban y que, a mi entender, sumían al mismo en la decadencia más vulgar (salvo honrosas excepciones). La experiencia acumulada desde tan jovencito me hacía ver las cosas desde otras perspectivas. En la actualidad me sigo entusiasmando (pocas veces, esa es la verdad) pero no puedo evitar que me domine una especie de melancólico hastío que hace que observe este planeta desde una prudencial distancia que protege y no hiere mis emociones. A veces yo mismo (igual que Paloma) me sorprendo al ver cómo degeneró mi ardor taurino… Por eso cuando me encuentro con gente como J.L. Acuña, Jorge, o los componentes de la Asociación Taurina Cadalseña, brota algo bonito dentro de mí que no es, ni más ni menos, que los rescoldos de lo que un día fue una luminaria apasionada. Las pasiones son necesarias, nos ayudan a llenar nuestra existencia de bellos sentimientos.
“Una hermosa carnicería”
Todo este prólogo tiene como conclusión el trasladarte, José Luis, mi comprensión; quiero que sepas que te entiendo, pero también lamento tu decisión porque con tu prosa docta, tu hablar elocuente y tu presencia de ánimo sosegada ponías lógica y coherencia donde la mayoría deposita sus bastardos intereses. Servidor, gracias a ti, volvía a recuperar sensaciones placenteras que me enganchaban de nuevo a esta magia torera que sobresalta mi ánimo. Comprobaba que aún me quedaban muchas cosas por descubrir como tú las descubres irradiándomelas de forma cariñosa y culta. Hacen falta muchas personas como tú en el toreo y en la vida. Alguien que nos enseñe a profundizar en las cosas que nos apasionan desde el análisis racional y la formación cultural necesaria para no quedarnos en la superficie, en los atisbos del conocimiento, sino que nos hagan profundizar en nuestros entusiasmos para sacar los mejor de ellos: la emoción que nos da de vivir.
Ya ves que tu decepción me es muy cercana y, seguramente, ahora -más que nunca- entenderás esos comentarios desilusionados que te hacía por las “expendedurías” cadalseñas sobre este mundo que vegeta abandonado a su irremisible declinar. Pero te admiro y te profeso un sincero cariño, José Luis. Tienes unos valores humanos que a las personas de mi onda nos ayudan a seguir. No dejas nada a su libre albedrío, procuras siempre ahondar en su conocimiento para opinar con suficiente conocimiento de causa. Y eso te dignifica como hombre comprometido en la búsqueda de la justicia y la verdad desde tus principios irrenunciables de humanista (y aficionado taurino) convencido. Un montón hacía que ni escribía ni me paraba a meditar sobre el toreo. Vaya a tu favor que supiste engancharme de nuevo, que me hiciste pensar y esperar con esperanza en esas tardes que intuyes que cualquier indicio nimio que sientes dentro de ti es presagio seguro de emoción ante torerías celestiales venideras. Y es que en ciertas tardes como ésas, uno espera igual que aguarda enamorado a la mujer amada para entre caricias y susurros abrir tu corazón a la felicidad.
Expreses lo que expreses en tu blog yo te seguiré fiel, encaramado solitario en mi puesto de vigía. Como un Rodrigo de Triana gritaré presto y jubiloso a los cuatro vientos tus “nuevos avistamientos” para general conocimiento y solaz de los navegantes. Y allí, en tu blog, todos nos reuniremos alborozados y buscaremos esos alientos tímidos -como tú- y emotivos que tan bien sabes introducir entre las letras para que los encontremos quienes te admiramos y, de esta forma, sentir ese cosquilleo tan especial en nuestro interior. Ese interior mío se desgarra con tu noble presencia, tu mirada apacible y tu sonrisa romántica, conciliadora, que tiene el don de transmitir confianza a tus interlocutores. Tus conversaciones me recluyen en un entorno placentero en el que me siento flotar según me portan entre las nubes cadalseñas. Allí haces posible querer de lo que se habla y se escribe. Allí repartes ternura con esa expresión tuya que te brota suave desde el filón donde fabricas la amistad y el amor. Desde allí te acerco este brindis y admirado ante ti proclamo: ¡¡¡Va por ti, José Luis, maestro y amigo!!!
Miguel Moreno González
Anuncios
  1. #1 por cadahalseño el 30/06/2010 - 16:12

    Gracias a los dos por vuestra cercanía y bondad, de las que precisamente pude gozar en la pasada feria de San Isidro, con unas cuantas birras de por medio.

    Un abrazo

  2. #2 por Miguel Moreno González el 01/07/2010 - 21:19

    Te das cuenta de la banalidad de lo escrito cuando observas las bellas -y apropiadas- ilustraciones del articulín. Y digo yo: ¿Para qué leches escribimos teniendo a Tony Montón cerca que en un abrir y cerrar de ojos lo dice todo con sus estampas parlantes?

A %d blogueros les gusta esto: