Aquel equipo al que nos apuntábamos de jóvenes

Por su buen hacer, por sus genios con el balón, porque jugaban un fútbol que era la envidia de muchos, que nunca consiguió ser algo porque muchas veces se lo quitaron, aquel equipo que vestía de naranja… aquel equipo demostró anoche que la violencia y la impotencia van de la mano en muchas ocasiones.

También demostró que ni siquiera con una violencia extrema, consentida por un señor que debería estar para defender el fútbol puro, se puede vencer a quien confía en lo que es, lo que hace y lo que siente.
Aquel equipo que debería avergonzar a un país y sentirse más bajo de lo que es geográficamente, que deben ser recibidos como segundones por tercera vez solamente por el miedo a que otro le ridiculice, pero ya bastante se ha ridiculizado el mismo.
Para muestra…
Ese equipo formado por gente que sabe jugar, que son buenos jugadores, sacaron de lo más dentro su instinto de ganar pese a quien pese y como sea.
Pero señores -por llamarlos algo- a pesar de un árbitro inepto, expedientado e inglés, os habéis humillado ante cientos de millones y millones de espectadores que se han dado cuenta quienes sois y ¡ojala! lo seáis más -si es posible- al regreso a esos países bajos.
Porque os habéis rebajado, además, ante vuestros compatriotas y ahora sois barriobajeros.
Anuncios
  1. #1 por Alvaro el 12/07/2010 - 10:48

    Muy bien dicho Tony

A %d blogueros les gusta esto: