Ayer me dijeron…

… una de las cosas más bonitas que he oído en mi vida.


Estaba haciendo evangelización convencida y cuando salimos del bar, dirigiéndose a nosotros nos dijeron:

– ¡Joder! ¡Que peligro tienen estos dos juntos!

Me agradó, me sentí bien y tremendamente complacido.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: