Los toros y los toreros ¡¿otra vez?!

Si otra vez y es que este tema no tiene fin.

La otra tarde paseando por Segovia comencé a mirar a una persona que me sonaba su cara y era incapaz de reconocer, el observado se levantó de la mesa de la terraza de la Plaza Mayor y se dirigió a mi.
– Perdón, ¿nos conocemos de algo?
Dudé no demasiado sorprendido.
– Creo que si pero lo cierto es que no acabo de ubicarle.
Dudó un momento y tuteándome respondió:
– Eres Tony y estudiaste arquitectura en Sevilla. Soy Vicente, el hijo de Manuel, tu patrón del piso de Sevilla.
En ese momento le reconocí. Nos sentamos con él y su mujer en la terraza y charlamos un buen rato. Momentos después pasaron diez o doce manifestantes con una pancarta… “La tortura no es cultura”.
– Te voy a contar una historia que pasó en la Feria de Abril pasada. Eran cerca de las nueve cuando salíamos de los toros, a escasos metros de la Puerta del Príncipe cerca de veinte antitaurimos se estaban empezando a desnudar manchándose con pintura roja y tirándose al suelo, me acerqué a hacer fotos cuando vi que uno de los que salía de la plaza se acercó al grupo desnudo y agachándose se puso junto a una chica, que la verdad estaba de muy buen ver, y se puso a interpretar un monólogo lleno de toda la gracia andaluza:
– Quilla, ahora mismo estás para el arrastre y llevarte pa los adentros. El paseillo os ha quedado muy bien, aunque os ha faltado saludar al presidente y hasta da la impresión de que la larga cambiada del recibirnos no estaba ensayada.
Tu cuadrilla no desmerece, pero os falta el mozo de estoques y si me aceptas hago su papel.
Además ahí hay una “morlaca” con un par de pitones con mucha leña. Me encantaría verte dar un pase-o de frente y por derecho. Me da la impresión que aquí abajo has recibido una buena cornada, parece un hachazo en un mal derrote.
Amos quilla levántate que te voy a llevar conmigo a la Calle del Infierno a montar en los cochecitos y luego a la caseta.
Se le acercó de repente un tío en pelotas y casi le puso los testículos a la altura de los ojos.
– Déjala en paz, asesino.
– Perdona pisha… ¡Uy! perdón, cambio el tercio… Alevin de pisha. – su pene era tan raquítico que parecía un renacuajo.
El manifestante se tapó con las dos manos sus pudendas.
– No te preocupes nadie se va a reir de tus atributos, lo harán de vuestras “atributas”. Y además estoy seguro de que no os insultarán aunque los llaméis asesinos. Y ten en cuenta que la Incultura si es Tortura.
El empelotao intentó darle un puñetazo y una mano por detrás le sujetó el brazo.
– Intenta no pegarle – le espetó el nuevo intruso- porque acabas en el callejón de la ostia que te arrimo a la geta.
El nuevo espontáneo acabó con la fiesta anti.
Los manis se levantaron gritando “la cultura no es tortura” y el primer espada de la tarde se dirigió de nuevo a la maciza con la que había monologado momentos antes y acabó:
– Y de cuartos traseros estás para comerte chiquilla, creo que me he enamorado de ti, dame una oportunidad, aunque sea la de El Platanito. Te prometo hacerte entrar y salir por la puerta grande las veces que gustes. Se que te amo ya no viviré sin ti. Déjame ser tu apoderado, tu mozo, y tu subalterno para el resto de mi vida, te llevaré de plaza en plaza para que ames al toro, a tu toro, este que te promete la vida eterna de amor.
Recibió una estruendosa ovación, saludó desde el tercio y se tapó en el callejón. Había sido la faena de su vida.
A la mañana siguiente se le vio en las portadas de los periódicos con un gran titular:
¡Torero! ¡Torero!
Anuncios
  1. #1 por Nacho el 24/08/2010 - 15:45

    Jajajajajajaja, curiosa historia cargada de ese gracejo denominación de origen andaluza. Menudo “maestro” el autor del monólogo: se fue a los medios, se vino arriba en banderillas y dio una serie de naturales que fue un gusto. Espero que no fallara con la espada, porque, según cuentas, la “faena” era de dos orejas y… ah no, que al final el otro manifestante se rajó.

  2. #2 por imposible el 25/08/2010 - 14:27

    A pesar de tus estudios sigues siendo el mismo ente inmisericorde que se rodea de individuos de su misma especie para sentirse arropado y no tener que preguntarse por el enigma que supone su propia existencia. El patetismo infundamentado de siempre con palabras atacantes que que suelen tener efecto boomerang. Das pena.

  3. #3 por tony monton el 25/08/2010 - 15:05

    !coño Insufrible! Que haces por aquí??? Dijiste que pensabas salir de este ruedo y no volver a entrar. Me congratula tu salida de chiqueros con ese trapío, esa estampa y la misma casta de mal educado. Deberías arrepentirte de tus pecados búscate un curita que te perdone. En este sitio los pecados no tienen penitencia.

A %d blogueros les gusta esto: