El paso por Collado de la 17ª Ruta Perico Delgado

Doce del mediodía, nos encaminamos a Collado, han tocado a misa mayor como colofón de las fiestas, nos pasamos por la iglesia, el alcalde esperando a la puerta a que empiece la misa, oye las primeras palabras y entra como si fuera el rey al que esperan los súbditos -si, ya lo se, soy a veces demasiado crítico o cítrico, cuestión de pareceres-. No es momento de visita a una iglesia que no conozco por dentro y nos encaminamos al puesto de avituallamiento


cosa que hago inmediatamente de llegar, me agencio una raja de sandía y esperando la apertura del paso nos sentamos en el guarda-rail.

Un agente pasa dando noticia que esto va a empezar.
En primer lugar lo hacen Laurent Fignon y Valverde.
Después uno en solitario pidiendo a gritos agua, nadie le hace caso y se oye una voz que grita: ¡para, ostias!.
Para parar estaba el pobre, le sacaban 30 o 40 segundos y quería pillar a los escapados.

Un par de pelotoncillos pasan a continuación
Los avitualladores con los brazos en jarras, se les veía muy, pero que muy, entrenados.
Los menos peleones o los que ya poco podían decir en la clasificación paraban, aguantaban las bromas y reforzaban las pocas fuerzas que quedaban.
Y seguían pasando, así hasta cerca de las cuatro de la tarde tal y como nos comentaron posteriormente, y para celebrar la victoria de no se quien me fui a Torrecaballeros a comprar tabaco, llevaba sin fumar desde anoche, en el Patas estaba el avituallamiento y en el camino te das cuenta del poco respeto que tienen algun@s automovilistas a los ciclistas en la carretera. En este caso participaron 2.080
Anuncios
  1. #1 por Zorro de Segovia el 24/08/2010 - 21:49

    buf, yo a esa hora estaba planchando la oreja.

A %d blogueros les gusta esto: