Mis chicas

Este año, como el anterior, ha estado abierta la iglesia de San Miguel de Sotosalbos para su visita y disfrute, a lo que he aprovechado para seguir con el archivo parroquial.

A la puerta, bajo el pórtico, y sin faltar ni un día han estado mis chicas, Consuelo y Pilar ó Pilar y Consuelo. Dos mozas de Sotosalbos, agradables, simpáticas, solícitas y guardianas de nuestro tesoro. Una hacía la guardia de la mañana, la otra de la tarde -mentira- una hacía la guardia de la mañana la otra le acompañaba algunos ratos, otra la de la tarde y la otra le acompañaba otros ratos. Son inseparables, si han de salir al claxon de pescadero o carnicero coinciden y si el día es el del panadero también lo hacen.
Pilar y Consuelo a la puerta de la iglesia el último día de ejercer de archivero.
Para fumarme un pitillo salía de la sacristía al atrio, allí siempre había una de las dos o ambas, charlaba un rato con ellas y de repente consuelo decía:
– Bueno, me voy que Julián viene a comer.
Yo de broma le decía.
– No te vayas Consuelo ¿Qué vasa a hacer aquí?.
– Bueno me quedo otro rato pero poco, que os conozco.
Y seguíamos nuestra charla, hablábamos de nuestros hijos, de nuestras cosas y les contaba cosas de los documentos de la parroquia.
Pilar me tiene pillado el truco, si bajo a misa -casualidades de la vida, que lo hago por juntarme con la gente- me mira se sonríe y me dice:
– La segunda lectura la haces tu.
– Que no Pilar que estoy ronco y no se me va a oir.
– Te enciendo el micrófono.
Y hago la segunda lectura y las que me pida.
Consuelo pasa el cepillo, el de la pasta, se coge poco; no hay muchos parroquianos pero los que van se estiran.
Esas son mis chicas, una quiere vivir en Segovia en los inviernos pero a su Julián no le parece bien. La otra tiene que vivir en Sotosalbos, su marido anda pachucho y no puede subir a pie los tres pisos que le separan de ella. A pesar de su pachuchez siempre le encontrarás con una sonrisa en los labios.
Bueno ya me queda menos para verlas de nuevo.
Espero que ya os hayan colocado los aparatos en el parque la Junta para hacer gimnasia y no tener que ir a Collado, os pienso inmortalizar a base de fotos en vuestro ejercicio diario. Cuando estéis en forma nos subiremos andando a Malagosto, bueno mejor subís o os recojo arriba con el coche.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: