La población de lobos permanece estable en la provincia de Segovia

 De El Adelantado



El último censo de lobos realizado en la provincia de Segovia, por encargo de la Junta de Castilla y León, sitúa la población de la especie en nueve manadas (“ocho seguras y una probable”), lo que significa que el número de ejemplares “se mantiene prácticamente estable” con respecto al año anterior, 2009.
Doce años después de que un lobo ‘explorador’, bautizado como Nelson, abandonara en la primavera de 1998 su manada en el sur de Valladolid para asentarse en Segovia, iniciando así la colonización de su territorio, la población de este cánido parece haberse estabilizado en la provincia.


La Junta autoriza el sacrificio de siete ejemplares en Segovia.- Con objeto de aminorar los daños al ganado, la Junta creó ‘patrullas loberas’ que tenían por objeto controlar la población de la especie, especialmente en aquellas zonas donde el número de ataques fuera más alto.
En Segovia, en 2007 se sacrificaron cuatro ejemplares, mientras que en 2008 la cifra fue de uno. Este año se ha matado otro, el pasado mes de abril.
En septiembre de 2010, la Consejería de Medio Ambiente estableció los cupos de extracción o caza de lobos para la temporada 2010-2011 en las nueve provincias, con un total de 130 ejemplares. De ellos, siete eran lobos segovianos (cuatro en la comarca agraria de Segovia, dos en la de Sepúlveda y uno en la de Cuéllar). No obstante, estos cupos no suelen cumplirse, como muestra que, en la temporada 2009-2010, únicamente se sacrificaron 42 ejemplares de los 142 inicialmente autorizados, lo que supone solo un 29,6%.

Y digo yo, todo esto está muy bien. Preservar la especie es mantener la vida de unos animales únicos en el mundo, el lobo ibérico, pero…

¿Los ganaderos pagan la alimentación de los lobos? ¿A cambio de qué?. De una visita del Seprona para constatar dudando de que sean lobos.

Buscan caquitas, restos y rastros y siguiendo estos últimos se pierden en la espesura como los propios lobos.

O en el mejor de los casos echarse unas risas y comentar que la fulanita está para comérsela con patatas. Y no hablo de oídas, lo he presenciado en el término municipal.

Suena a risa eso de las patrullas loberas. Las faltará el trineo, un abrigo de piel de lobo para camuflarse y un Winchester. Así a ningún lado vamos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: