Crónica IV

Sentados a la mesa. Bueno solo unos pocos porque se enrollan como las persianas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: