La medicina privada

Hoy he ido a revisión de eso que tenemos sólo los hombres (una ventaja más de las mujeres) y que a partir de cierta edad hay que revisarse por aquello de quítame allá esas pajas (en el buen sentido).

Siempre nos hemos quejado de que la sanidad pública era mala y con atención rapidísima.

Pues bien, es mentira.
He ido al urólogo de siempre y me he dedicado, ya que la espera suele ser insoportable a cronometrar a los que iban entrando.
El que menos ha tardado ha sido 2 minutos 11 segundos, creo que record mundial.
El que más cuatro minutos 34 segundos. En mi caso 3 minutos 15 segundos. Aquí tiene su explicación, sólo me ha dado dos volantes para unas pruebas y la famosa frase de:
– ¿Cómo se encuentra?
– Bien.

No se le ha ocurrido oscultarme, al menos habríamos disfrutado los dos un rato.
Eso si, el tiempo de espera en la sala del mismo nombre: una hora catorce minutos.

¡Coño! me podía haber mandado por mail el papelito y resuelto.

Anuncios
  1. #1 por Jose Antonio el 26/10/2010 - 19:18

    Otra cosa más que coincidimos, el día 20 fui yo y después de 18 meses de espera (me dio cita para 12 pero la lista de espera que no existe lo retrasó) alrededor de dos minutos conmigo. Por cierto la definición de urologo es el que te la mira con desprecio, te la toca con asco pero te cobra como si te la hubiera.
    Me alegro que estés bien

A %d blogueros les gusta esto: